lunes, 6 de mayo de 2013

Pirulina y sus bebes

Hoy nos toca contar la historia de Pirulina y sus bebes. Pirulina es conocida y muy querida en la granja por todos los niños y adultos que han pasado por aquí. 


Nuestra gata siempre encanta y hechiza con su simpatía, le gusta que le cojan y que la acaricien aunque no conozca a la persona y jamás araña. Le gusta preparar las manualidades con los monitores y en cuanto nos despistamos se pone a jugar con los trozos de papel y se sube por nuestras piernas para ver bien que estamos haciendo. ¡Como no vamos a querer a Pirulina! Hasta Kika, la perra, le lame y rechupetea cuando juegan juntas, y nuestra Pirulina se deja querer.



Aunque solo tiene un año hace meses que se quedo embarazada y como es tan chiquitita su tripa gorda se le veía con facilidad. Todos estábamos expectantes de que llegará el momento y conocer a sus bebes pero Pirulina de un día para otro dejo de tener la tripa gorda. Nos volvimos locos buscando y rebuscando a los gatitos. Ya sabíamos que las gatas esconden a sus bebes para que no se los lleven los depredadores u otros gatos. 


Un día por casualidad un compañero buscando unas ropas olvidadas que había al fondo de nuestro almacén toco algo muy suave y que pareció hacer ruido, abrió la caja y... ¡SORPRESA! 


Pirulina ha tenido 7 hijos preciosos, dos gatitos rubios, dos gatitos negros y tres gatitos a rayas. Son tan chiquitines que caben en la palma de mi mano. Se amontonan en la caja para darse calor y Pirulina sube al almacén discretamente a alimentarlos cuando no hay nadie para que nos los descubran. Tras darles de mamar vuelve a cerrar la caja con sus patitas para dejarlos a oscuras, que no hagan ruido y así nos los descubran.


 ¿Nos ayudais a ponerles nombre?