viernes, 15 de septiembre de 2017

Nuevos habitantes de la granja escuela.

Este lunes llegaron a la granja nuevos animales, en concreto 3 ‘’pavos del sobrarbe’’ y tres gallinas y un gallo ‘’oscense’’, ambas especies autóctonas de nuestra tierra, más en concreto del Pirineo, ayudando así a la conservación de estos animales.
En estos momentos aún se están adaptando a sus nuevos compañeros animales, pero los próximos colegios podrán conocer y disfrutar de nuestros nuevos amigos.


Las ‘’gallinas del Sobrarbe’’ son gallinas rústicas, adaptadas perfectamente a los climas fríos y húmedos de la montaña, así como a comer de forma poco equilibrada cuando es necesario, ya que en el pasado, en las zonas de montaña el invierno impedía o dificultaba el abastecimiento en los pueblos.

Existe un claro dimorfismo sexual entre machos y hembras, como es habitual en esta especie, rondando los 3 kg los machos y los 2 kg las hembras.
Estas últimas ponen una media de 170 huevos al año por gallina, con cascara de color crema.


Aunque su área de distribución son las comarcas del pirineo oscense, también podemos encontrarlas en los Monegros y en el Somontano.


Por otra parte tenemos los ‘’pavos oscenses’’. Esta especie, como todos los pavos, proviene del norte de México y este de Estados Unidos, y fueron introducidas en Europa en el siglo XVI. Anteriormente esta especie ya había sido domesticada por los aztecas.

Durante todo este tiempo las diferentes especies de pavos se han adaptado a las condiciones de sus nuevos hábitats. Aunque la nueva modalidad extensiva de cría, buscando la mayor productividad, ha provocado la desaparición de las especies locales.
En el año 2001 se identifico esta especie local, que se había mantenido al margen de la explotación de la industria extensiva gracias a su gran calidad, tanto adaptativa como reproductora, en el Pirineo.

Este animal ha sido usado tradicionalmente por su carne y para empollar las puestas de gallinas, pues pueden cubrir hasta 18  huevos propios y más de 24 huevos de gallina, además de que poseen un gran instinto maternal.
También es un ave con un claro dimorfismo sexual, llegando el macho a pesar entre 7 y 9 kg, mientras que la hembra llega a pesar entre 3,5 kg a 4,5 kg.