lunes, 6 de mayo de 2013

Pirulina y sus bebes

Hoy nos toca contar la historia de Pirulina y sus bebes. Pirulina es conocida y muy querida en la granja por todos los niños y adultos que han pasado por aquí. 


Nuestra gata siempre encanta y hechiza con su simpatía, le gusta que le cojan y que la acaricien aunque no conozca a la persona y jamás araña. Le gusta preparar las manualidades con los monitores y en cuanto nos despistamos se pone a jugar con los trozos de papel y se sube por nuestras piernas para ver bien que estamos haciendo. ¡Como no vamos a querer a Pirulina! Hasta Kika, la perra, le lame y rechupetea cuando juegan juntas, y nuestra Pirulina se deja querer.



Aunque solo tiene un año hace meses que se quedo embarazada y como es tan chiquitita su tripa gorda se le veía con facilidad. Todos estábamos expectantes de que llegará el momento y conocer a sus bebes pero Pirulina de un día para otro dejo de tener la tripa gorda. Nos volvimos locos buscando y rebuscando a los gatitos. Ya sabíamos que las gatas esconden a sus bebes para que no se los lleven los depredadores u otros gatos. 


Un día por casualidad un compañero buscando unas ropas olvidadas que había al fondo de nuestro almacén toco algo muy suave y que pareció hacer ruido, abrió la caja y... ¡SORPRESA! 


Pirulina ha tenido 7 hijos preciosos, dos gatitos rubios, dos gatitos negros y tres gatitos a rayas. Son tan chiquitines que caben en la palma de mi mano. Se amontonan en la caja para darse calor y Pirulina sube al almacén discretamente a alimentarlos cuando no hay nadie para que nos los descubran. Tras darles de mamar vuelve a cerrar la caja con sus patitas para dejarlos a oscuras, que no hagan ruido y así nos los descubran.


 ¿Nos ayudais a ponerles nombre?




3 comentarios:

  1. Que pocholada de gatitos. ¿Los niños los pueden ver en la visita?

    ResponderEliminar
  2. Qué monooooos! yo quiero uno!

    ResponderEliminar
  3. Mi experiencia trabajando con Benjamin (un oficial de préstamos) fue un placer. Fue completamente sincero sobre los costos y si el trato tenía sentido desde el punto de vista financiero. De hecho, cuando le expliqué mi situación, me aconsejó que no refinanciara a menos que los términos actuales mejoraran aunque le costara el negocio. Cuando más tarde se puso en contacto conmigo para proponerme un mejor trato, me lancé a ello porque se había ganado mi confianza. "Definitivamente me hizo sentir seguro de que estaba trabajando con una gran empresa de préstamos y un gran empresario que conocía sus líneas de negocio. 247officedept@gmail.com.

    ResponderEliminar